Una vida social muy organizada

Una vida social muy organizada

Como las hormigas, las abejas son insectos sociales, no pueden tener una existencia aislada y necesitan vivir en colonia. Una colonia muy fuertemente organizada, siempre compuesta de miles de obreras, de algunos cientos de zánganos y de una sola reina

Comentar este artículo